Contacto

Address:
Crta. de Miravet a Benissanet s/n, 43747 Miravet, Tarragona


Ferran Segarra Pedrola

Artesano

Ferran Segarra i Vives

Artesano

Ferran Segarra y Vives, alfarero en Miravet durante 34 años y ahora retirado, es el fundador de la Cerámica Ferran, una empresa familiar asumida por su hijo, Ferran. Miravet es un pueblo de los Terres de l’Ebre de gran interés histórico, dominado por un imponente castillo templario y famoso por su “Raval de Canterers”, su Barrio de Alfareros, donde generaciones de artesanos siguen sucediéndose hoy en día. Íberos, Romanos y Moriscos… todos han dejado, con el paso del tiempo, sus mejores huellas y técnicas en este arte del barro.Ferran Segarra participa activamente en la transmisión de sus negocios y la preservación de cerámica tradicional de Miravet, así como los recipientes de barro, jarrones, jarras, cántaros de medida de aceite y frascos.
Por ello, ha reunido año tras año, casi 1.000 piezas de cerámica antiguas expuestas de forma permanente en el museo privado ubicado en el primer piso de su tienda, que vende un sin fin de utensilios de barro de toda España. ¡Encontrará lo que busca!. También se organizan talleres organizados y visitas guiadas. Apasionado por los libros, creó una biblioteca especializada y participó en el desarrollo de obras de referencia en el oficio de alfarero, “Fang i foc, terrisseria aragonesa en bast” y “Del foc al foc, terrisseria vidriada aragonesa”.

La familia Segarra-Pedrola

Tradicionalmente, como sucedía en todo el Mediterráneo, la alfarería de Miravet ha sido una industria familiar, en la que las piezas se elaboran de forma individual, una a una; y hombres y mujeres aprendían el oficio desde la infancia, trabajando año tras año junto a los familiares de las generaciones anteriores más inmediatas, hasta que la propia experiencia permitía alcanzar la maestría del oficio.

Este proceso tradicional de aprendizaje continúa vigente hoy en día en Miravet, y la Familia Segarra Pedrola lo mantiene vivo, desde 1978 en el obrador que Teresa Pedrola y Ferran Segarra crearon la Raval de los Canterers. Un edificio que incluye también una tienda y un almacén de cerámica y alfarería, un espacio dedicado a su labor como anticuarios y, finalmente, el museo-colección familiar; todos de gran tamaño.

En 1976, con veintinueve años, Ferran se instala en Miravet, donde pasaba temporadas desde pequeño, y se inicia en el oficio de alfarero en el obrador de su suegro, hasta que -unos pocos años después- crea su propia alfarería, donde trabaja y cuece la arcilla. Una actividad que nunca ha dejado y por la que ha recibido numerosos reconocimientos. En 2010, por sus méritos, la Generalidad de Cataluña le otorgó el Diploma de Maestro Artesano.

En los años 1970 y 1980, en Cataluña la alfarería experimentó un gran cambio en cuanto a la tipología de las producciones, que mantenían formas y perfiles antiquísimos. Los tiempos habían cambiado y se imponían los utensilios y vasijas decorativos, influidos por el turismo, y las piezas para jardinería, aumentando también la producción de cántaros y jarras, por la demanda de los coleccionistas, que básicamente eran los ejemplares que reunían.

Así, algunas de las tipologías más antiguas, las de almacenamiento y las destinadas a todo tipo de conservas, fueron perdiendo su vieja función, con los cambios de usos y la nueva tecnología, en la cocina y la despensa. Ferran y Teresa las fueron sustituyendo o complementando con nuevos objetos: cuencos, juegos de café, platos, bandejas, tombatruites, vajillas …

Cabe destacar, muy especialmente, el hecho de que un número enorme de museos, públicos y privados, en todo el mundo, y también un número aún más ingente de colecciones, tanto públicas como privadas, tienen en sus fondos obra surgida de las manos artesanas de los actuales miembros de la familia Segarra – Pedrola.

Image
Image